Wednesday, September 30, 2020

Magic Dome Books library


This post is a library. All our books are listed in here. We'll keep updating it so there is always something new to read. Release dates, audio release dates - it's all here. Books in German are in the end of the list. If you want to be among the first ones to know about our new releases - subscribe to our newsletter: English books or German books.

Numbers in the table show the amount of published chapters (and they also are direct links to texts).

Last updates:  
September 26 - The World of the Changed series by Vasily Mahanenko is now on KU.
September 25 - New pre-order - The Alchemist-4 by Vasily Mahanenko will be released November 10, 2020.
September 25 - New pre-order in German - Außenseiter-2: Die große Öde von Alexey Osadchuk will be released 24. Februar, 2021.
September 24 - Opening chapters in German - Der Okkultist von Oliver Mayes - 2/37. Release - 12. November, 2020
September 23 - Sektor Acht (Perimeterverteidigung-1) von Michael Atamanov is released - Amazon.de.
September 22 - New audiobook - Clan Dominance: The Sleepless Ones-2 by Dem Mikhailov - Audible or Amazon
September 21 - New pre-order in German - Projekt Stellar-1 by Roman Prokofiev will be released - 21. Januar 2021.
September 16 - New pre-order - An NPC-s Path-4: The Guardian of the Dead by Pavel Kornev will be released May 20, 2021.
September 9 - New pre-order - The Keepers of Limbo (The Range-1) by Yuri Ulengov will be released February 14, 2020. Opening chapters - 2/x.
September 8 - New audiobook - Level Up The Knockout-2 by Dan Sugralinov and Max Lagno - Audible or Amazon
September 5 - New release - Disgardium-5: Holy War by Dan Sugralinov - Amazon.
September 3 - New book in German - Survival Quest-7: Krieg der Clans von Vasily Mahanenko- Amazon.de.
August 29 - Invasion-2: The Equation with One Unknown by V. Mahanenko is added to KU - Amazon (KU+).
August 27 - New release - Small Unit Tactics by Alexander Romanov - Amazon (KU+).
August 24 - New pre-order - League of Losers-2 will be released December 3, 2020.
⇓⇓⇓ - Browse the entire list

Thursday, September 24, 2020

Der Okkultist von Oliver Mayes


Saga Online-1
Der Okkultist
von Oliver Mayes




Das Buch wird am 12. November veröffentlicht

Ein Charakter wird erstellt

Damien trat aus der einst von Kultisten heimgesuchten Höhle, nur um festzustellen, dass sein Schicksal besiegelt war. Durch eine Lücke zwischen den Bäumen konnte er sehen, wie die Sonne langsam hinter den weit entfernten Bergspitzen verschwand. Falls es ihm nicht gelingen würde, Concoret vor Einbruch der Dunkelheit zu warnen, würde es verheerende Folgen haben.

Er setzte seinen Rucksack auf und rannte auf den Wald zu. Das dumpfe Dröhnen seiner Plattenstiefel betonte die ansonsten unheimliche Stille. Er hatte seine Quest abgeschlossen, eines der vielen Kultisten-Verstecke in der Region gefunden und ihre Anzahl dezimiert. Doch unter den Habseligkeiten der Gefallenen hatte er ein Sendschreiben gefunden. Es handelte sich um die Befehle ihres Dunklen Meisters, den nahegelegenen Ort zu infiltrieren und die Seelen der Unschuldigen zu sammeln, während sie schliefen.


Wednesday, September 23, 2020

League of Losers-2 by Michael Atamanov



League of Losers-2
by Michael Atamanov
In Service of the Pharaoh






Pre-order on Amazon
Release - December 3, 2020

Chapter One. Invisible Swordmaiden

 

The Abandoned Veich Village of Ori-Tavi

Sherkh Outpost, Guild Eastern Garrison

Clan Leader’s Tent

 

 

“They’re gone?”

Avelia Un Ponar, respectfully down on one knee before her leader, nodded silently. Yes, the group of thirty humans from the river village really had gone beyond the barrier. And the Swordmaiden had no doubt that her all-knowing guild leader, level 78 Shadow Master Al’tair Un Ponar, already knew the answer to his question. The leader’s next words confirmed it.

“What was that chaos at the forcefield? Why did you interfere in human affairs?”


Wednesday, September 9, 2020

The Range: The Keepers of Limbo by Yuri Ulengov


The Range, book 1
The Keeper of  Limbo
by Yuri Ulengov



Pre-order on Amazon
Release - December 14, 2020


Chapter 1

Earth Federation, Orion System. Rhapsody, Sector 3 of the Gray Zone—conditionally safe zone of the Range. Drop-off zone.

The rescue pod hit the ground so hard that for a moment I lost consciousness and my guts nearly jumped out of my throat. Hey, at least I wasn’t blown to pieces. I could have been. If the engine turned off ten seconds earlier, I would be dead meat by now.
Technically, the brake engine should be running until the landing is completed. Technically, the pod should have been scrapped long ago. And it was—with me in it. The mechanics responsible for the drop-off don’t give a shit about the passenger’s wellbeing, and wasting fuel to ensure a soft landing for someone like me…? As one of my cynical friends would say, “Forget about it!”
After hitting the ground, the pod jumped up and bounced from rock to rock like a frog. The safety system, of course, had been shut off. Dangling from the belts (thank God they hadn’t been removed!), I clenched my teeth, trying not to bite off my tongue, and prayed for only one thing: that the next hit wouldn’t be fatal. Whether my prayers were heard or whether I just got lucky—I’m not sure but I survived. The pod, deformed and twisted into a smashed can, finally stopped. Wasting no time, I began to untangle myself from the belts. In theory, there was nothing in the pod that could explode but there were other dangers beyond just fire.
“Welcome to the Range!” an AR greeting flashed before my eyes.

Tuesday, August 18, 2020

Außenseiter von Alexey Osadchuk


Außenseiter
Buch 1
Die Dungeons der Krummberge



Release - 23. Dezember 2020
Pre-order on Amazon - https://www.amazon.de/dp/B08G57BGVW


Kapitel 1



„VORARBEITER AREN – es ist ein Junge!“
Der Leiter einer der wohlhabendsten Minenarbeiter-Teams in Orchus, Vorarbeiter Aren, schaute tief in die traurigen Augen der Frau, die seine Frau bei der Entbindung unterstützt hatte, und war verblüfft. Welchen Grund konnte es wohl geben, ihm eine solch freudige Nachricht mit einem so düsteren Gesichtsausdruck zu übermitteln? Doch wenige Augenblicke später kannte er den Grund. Das Kind war geboren worden, doch es gab keinen Laut von sich.
„Ist er tot?”
Aren war ein Mann, der in seinem Leben schon viel gesehen hatte, doch diese Worte kamen ihm nicht leicht von den Lippen.
„Er ist am Leben“, erwiderte die Heilerin düster. Rasch fügte sie leise, fast in einem Flüstern hinzu:
„Aber es wäre besser, er wäre es nicht …“
Aren kniff erbost die Augen zusammen und trat einen Schritt vor. Wenn Blicke verbrennen könnte, hätte er selbst den Haufen Asche noch eingeäschert, der von der Heilerin übriggeblieben wäre. Ruhig ertrug Dalia den hasserfüllten Blick des Minenarbeiters und bemerkte:
„Doch es gibt auch gute Nachrichten. Deine Frau hat die Geburt hervorragend überstanden.“
Das erstickte das aufflackernde Feuer des Zorns in der Seele des frischgebackenen Vaters. Mit einer gewissen Anstrengung riss er sich zusammen und setzte seine Befragung fort. Diese Frau war die einzige Heilerin ihres Levels in der gesamten Region. Vor allem aber war es ein bemerkenswerter Glücksfall, dass sie sich überhaupt noch in Orchus aufhielt. Eigentlich war sie schon vor geraumer Zeit in die Hauptstadt abberufen worden. Nur kam die Regenzeit dazwischen, die eine Woche vor dem erwarteten Termin einsetzte. Jetzt war der Schläfrige Pass geschlossen und würde das auch noch für mindestens weitere zwei Monate bleiben. Nur ein Verrückter würde in einer solchen Zeit eine Reise durch die Berge in Erwägung ziehen. Und Aren und seine Frau hatten Glück – Dalia war ausgesprochen vernünftig.


Monday, August 10, 2020

Young-adult LitRPG collection



Dear all! Here is our Young-Adult LitRPG collection. One of the topmost genres of the XXI century and it’s not naïve as one might think. Collisions in YA books can be deadly serious. However, the point of view of a teenager – a typical hero of YA – can reveal them from a completely new angle. Adults often forget what it is like – to be a teenager and percept the world with fresh and uninfluenced eyes. All three series are a brilliant example of the genre. Recommended!

Disgardium by Dan Sugralinov

The year is 2074. Alex is a fifteen-year-old student dreaming of a career as a space guide. He eats, sleeps and breathes stars - but life has other plans. That’s how Disgardium, a new online game, becomes his only means of reaching his goal. Alex is lucky enough to achieve what amounts to God mode complete with absolute immunity – but that’s only one side of the coin… As an imba player, he becomes a “global threat” - one of the few fellow wayward players whom the game company views as a danger to itself, paying a lot of money to the so-called prevention clans for their elimination…


The Alchemist by Vasily Mahanenko

There are whole anthologies of stories out there about what humankind does when a game enters their world. But what about when they’re living in one where a game arrived thousands of years before? What if they’re the survivors of a bloody struggle, having fought for and earned their place on the planet? Tailyn Vlashich was a young nobody far away from all those grander issues. All he cared about was one thing: making his way through a harsh world where the emperor, evil foes, and an impartial god held sway. And the god, of course, demanded nothing less than that all things were done in accordance with its divine will.


Underdog by Alexey Osadchuk

Eric was born in a world governed by the Great System, in the family of Aren Bergman, a respected miner from Orchus. But the joy of gaining a son was overshadowed by the newborn’s terrible affliction. Eric was completely nulled – level zero and no characteristics points. The only things keeping him from dying were his tiny base supplies of “life” and “energy.”




Wednesday, August 5, 2020

Clan Dominance: The Sleepless Ones-4 by Dem Mikhailov



Clan Dominance: The Sleepless Ones
Book 4
by Dem Mikhailov




Release - October 29, 2020




Chapter One
The Guild of Mages. A Global Shakeup. Peace Today, War Tomorrow!
The magical teleport’s soft flash brought me right to the main thoroughfare of Algora. It was after sunset; the streets were lit with golden lights, and I stood like a rock in the middle of an unhurried stream of locals and players. You could see someone with ants in their pants every now and then, running through the crowd, but they were few and far between. The City Guard could look at a lot of things through their fingers, but running through the central streets and parks late at night was a definite no-no—nothing should interfere with the residents’ and guests’ of Algora’s enjoyment of their evening walk through the city.

Thursday, July 30, 2020

Project Stellar-3: The Tribute by Roman Prokofiev


Project Stellar-3: 

The Tribute

by Roman Prokofiev





Release - December 10, 2020
Pre-order on Amazon - https://www.amazon.com/dp/B089FNZXD2


Prologue


“YOUR STORY SOUNDS suspect to say the least, Tribute!”
The Legionnaire locked his gaze with mine in a well-practiced show of mistrust. Once again his eye implant glinted an evil red light, enveloping me in a mesh of scanning beams. The tattoo over my eyebrow began to ache, reacting to the ID process.
I held his gaze and shrugged. I’d told them everything I knew three times already: first to the patrol leader, then to the commander of the guard, and finally to this hulk of a man sporting a full centurion star on his shoulder protector.
Okay, so I’d come round in the A-zone experiencing symptoms of memory loss. I’d barely managed to escape the nuked city via the underground utility tunnels, after which I’d met Tara and followed her to Fort Angelo where I’d been entrusted with the mission to contact the City. After which, I’d gone out of my way to complete it. All of it was the pure unadulterated truth, with the omission of one tiny little detail. The problem was, a lot of the fort’s defenders who could corroborate my story had either been killed in action, were wounded, or missing.

Wednesday, July 22, 2020

LitRPG classics collection



The following series are classics of LitRPG in Russia. But they made a few fans on the western market as well. If you consider yourself an avid reader of the genre, you've probably read them. But if you're a newbie, try some of the first books ever written in the genre:

Clan Dominance: The Sleepless Ones by Dem Mikhailov

This is actually one of the very first LitRPG series in the world. The first book was written in 2012. It was published in English as The Way of the Clan series (World of Valdira) but recently we’ve re-translated and re-published it. In this series the events in the virtual world and the events in the real world mesh closely together as the plot thickens and becomes more and more dynamic from one book to another. The series has thousands of diehard fans in Russia! Now in English — for every true fan of the genre!

The Way of the Shaman by Vasily Mahanenko

Barliona is a brand-new virtual world which offers everyone the chance to start a new life as a valiant knight, a hero or a beautiful princess. Many people have come here in search of a new identity. Still, for some users Barliona has become their biggest nightmare. They are convicts sentenced to serving their term in virtual reality with their sensory filters disabled. They can feel everything that happens to their character whether it’s pleasure or pain, strain or fatigue. For them, the difference between the real and virtual worlds is so slim that some of the inmates lose all sense of reality.

Mirror World by Alexey Osadchuk

The story unfolds in the near future where humanity is completely consumed by the opportunity to earn its living logging in to Mirror World: a full immersion MMORPG game developed by Reflex International, Ltd. Here, paid account users enjoy full freedom in their new virtual home, sampling a vast range of colors, smells and even tastes, indulging in their ability to fly or experiencing pain from combat wounds. They’re offered an unlimited choice of races and territories, allowing them to go on mysterious quests and missions. In Mirror World, anyone can become a warrior or a wizard, a street vendor or alchemist - provided they can afford it. They can build a castle on a cliff or start a small farm near a calm cozy town - if they’re prepared to pay, that is. But if you can’t pay, you can always take out a bank loan to purchase one of the game’s “daily grind” plans. Which is exactly what Oleg does when he finds out his six-year-old daughter requires urgent heart surgery.


Tuesday, July 21, 2020

Zum Aussterben verdammt von James D. Prescott


Zum Aussterben verdammt
Der Code
von James D. Prescott




Release - 26. November 2020
Pre-order on Amazon - https://www.amazon.de/dp/B08D8JTGPR


Kapitel 1


Die Halbinsel Yukatan – 8 Kilometer vor der mexikanischen Küste
Der wissenschaftliche Leiter Dr. Jack Greer beobachtete das Herannahen der Helikopter durch sein leistungsfähiges Fernglas. Es war früh am Morgen und er stand auf dem oberen Deck der zweckentfremdeten Ölbohrplattform. Um seine Wangen strich eine warme Golfbrise. Tief atmete er die salzige Luft ein und spürte, wie sein Pulsschlag sich beschleunigte.
Ein Geophysiker Anfang 40, war Jack mit dichten, dunklen, welligen Haaren gesegnet – oder man könnte auch sagen verflucht. Zur Empörung seiner Mutter versteckte er sie oft unter einer schäbigen alten Baseball-Kappe der Houston Astros.

Monday, July 13, 2020

Space LitRPG Collection



Looking for Space LitRPG? Can’t find a crunchy book with aliens, lasers, space battles? We have plenty! I’m happy to present you our Space LitRPG collection:

GALACTOGON BY VASILY MAHANENKO

The virtual world of Galactogon is humanity’s latest achievement. The game’s space settings attract scores of new players with their promise of everything we could only dream of before: the captain’s place on a starship bridge, the cockpit of an assault shuttle or the controls of an exoskeleton suit. The game caters to all tastes while remaining true to itself: whenever you think it has no secrets left for you to unravel, Galactogon would throw another curve, offering you new quests, new friends and new enemies.

REALITY BENDERS BY MICHAEL ATAMANOV

Unbeknown to the majority of the Earth’s inhabitants, humanity has been taking part in a game brought to our planet by a highly developed and powerful Geckho civilization. Participating in it can reap considerable rewards as the technologies learned can positively affect both science and everyday life, advancing them decades. Which is why the participant countries aren’t in a hurry to share their discoveries, preferring to act on their own. The game’s events affect the real world - which is why humanity’s potential defeat might have some disastrous consequences for our planet.

PHANTOM SERVER BY ANDREI LIVADNY

The human race has got access to an ancient alien technology, allowing us to build neural implants which offer gamers unprecedented levels of authenticity. Following their mass implementation, the users’ minds become unable to tell the real world from virtual reality. While promising incredible adventures to their customers, gaming corporations have no idea that the implants’ original purpose was entirely different from what humanity is using them for. The mysterious alien civilization - the Founders - becomes synonymous with a new technological revolution promising to transform the face of planet Earth.

Tuesday, June 30, 2020

League of Losers: A Cat and His Human is released!


League of Losers
A Cat and His Human
by Michael Atamanov


Today I give you A Cat and His Human, the first book of my new series League of Losers.
This is an unusual book for me: there are no space ships and battles, no heavy blasters and orbital bombing. But there’s a new world to inhabit – dangerous terra incognita which is a little bit like good old Earth in dinosaur times. There’re settlers coming to this world with their own destinies, not necessarily humans. And there’s the MC or – to be fair – even two MCs. The second one: small, with a tiny tail, sharp-clawed paws and fluffy ears – will, without a doubt, warm the hearts of the readers. And though the big fellow looks at the kitten as a pet, it’s not obvious who’s really in charge. The cat looks at what’s happening with them from his own perspective and his opinion of the big fellow and his behavior is far from being approving or admiring. The story is told from two points of view, so the reader can look at it from different angles and get the whole picture.
This new world is a severe place, and the big fellow won’t make it without the kitten. Besides there are no unified rules here, no laws and dogmas, everyone can become anything. And it’s not just words, you can literally become anything. Wanna grow wings or gills so you can breathe underwater? Get imperceptible or vice versa – find the invisible? Use magic or regenerate limbs lost in battles? You can do all those things in this world of many opportunities if you have enough mutation points, characteristics and skills for it.
Love and betrayal, new races humankind never encountered with before, exploration of new lands, countless dangers and monsters. That’s what awaits the reader of my new novel. Read and enjoy!



Monday, June 29, 2020

Disgardium: Holy War by Dan Sugralinov



Disgardium-5: Holy War
by Dan Sugralinov


Release - September 4, 2020
Pre-order on Amazon - https://www.amazon.com/dp/B08BJ8Q283

Prologue: Hairo


Forty-year-old Hairo Morales has been working in the Excommunicado security service for the past three years. A former peacekeeper and veteran of the Third World War and local conflicts in the Middle East, Northern China and Africa, he struggled to find activities that suited him in retirement. He’d been a special operative in the army and tried to find something similar in civilian life. Sure, you got gray hairs faster, but he was too late to change now.
Rain had been falling since dawn. Clouds of flint hung over the city. They seemed as if endless, divulging an eternal downpour. The thought bothered Morales. His body didn’t get along too well with inclement weather. The rain brought phantom pains and he gritted his teeth. It was on a gloomy day like this that he lost a leg, burnt off by a plasma mine explosion in one of the Central American Zones. Only the life-support system built into every peacekeeper exoskeleton saved him.
The army provided him with new bionic limbs. Better than before! the doc said, with exaggerated enthusiasm. At least they won’t smell, Hairo! Haha! Morales had laughed, but he was far from happy. He’d been pushed out of the army in spite of his service. The least they could have done was waive his treatment bill.


Friday, June 19, 2020

Free LitRPG/GameLit books for our newsletter subscribers every month!




Dear readers! We are pleased to announce our new campaign. We will monthly send you two free LitRPG books via e-mail in the Kindle format (mobi). Books will be sent on the last day of each month. Do not miss the opportunity to start your LitRPG collection -


LitRPG is a subgenre of science fiction and fantasy which describes the hero's adventures within an online computer game. LitRPG books merge traditional book-style narration with elements of a gaming experience, describing various quests, achievements and other events typical of a video game. The defining feature that sets LitRPG fiction apart from traditional portal fantasy is its use of interactive gaming language, such as the inclusion of various system messages, players' stats, items' characteristics and other elements appreciated by gamers. The narration in a LitRPG novel has to abide by the rules of a game while filling it with conflict and drama as the hero tries to survive in this new environment. This "book meets game" experience proved to be exactly what many gamers-turned-readers were looking for in a novel.


Tuesday, June 9, 2020

Reality Benders-6 is released!



Reality Benders by Michael Atamanov


Book 6 is released:

To be on a starship that’s just sustained serious damage in a space battle including losing its thrusters and find yourself in a totally different galaxy... You might think that would be cause for panic or, at the very least, despondency, right? Not at all! Gnat maintains optimism, gradually gets his space frigate back in working order and even finds upsides to what happened.

On top of that, there's never a dull moment – both in the virtual game and the real world Gnat finds himself at the very epicenter of the great space-faring races’ interests, though he does not understand why they’re paying him such close attention. And add to that the fact that humanity's Geckho suzerains are also in a tight spot and demanding all their vassals institute a military draft then send their assembled forces out to fight a distant space war.

Will Gnat be able to play his part in this complicated diplomatic party with the future of the entire human race at stake? Find out in Book Six of Reality Benders!



Clan Dominance: The Sleepless Ones-3 by Dem Mikhailov


Clan Dominance: The Sleepless Ones-3
by Dem Mikhailov


Release - July 16, 2020
Pre-order on Amazon - https://www.amazon.com/dp/B088GV4SGB



Chapter One.
*****

The mountain met me with darkness, emptiness, and silence. Just the way I liked it.
There were doors slammed shut behind my back, and the black maw of the abyss in front of me.
There was brittle icy slush underneath my feet, remaining from the shard of ice that had carried me through the skies.
The main thing, though was on my right—a staircase carved in stone, leading to the foothills of the mountain. The most important thing—what I’d needed the most—was a relatively straight way towards a place where I could rest.

Monday, June 1, 2020

Project Stellar: The Enchanter by Roman Prokofiev



Project Stellar
by Roman Prokofiev
Book 2: The Enchanter



Release - July 8, 2020



Activation No ---
“WELL, HI THERE... Angel.”
The bloody haze before my eyes gradually began to clear, allowing me to make out two human figures standing in front of me.
One was a man; the other a woman wrapped in a tattered dark-blue cape, her hand resting on the neck of an enormous cyberwarg.
“I can see that you can hear me,” the man said smugly.
I struggled to move my lips. A blob of bloody saliva had formed in my mouth. My whole body hurt like hell; my heartbeat reverberated in my temples. The earlier drop from the sky had cost me dearly. I seemed to be in a bad way - but how bad exactly, remained to be seen.
Miko was silent which didn’t bode well, either. My interface was gone. Without it, the world around me felt unusually empty and bland.
The man watched me intently, his whole body concealed by the folds of his long dark-blue headdress. His gaze, steady and sinister, sent frozen shivers down my spine.

Monday, May 18, 2020

Small Unit Tactics by Alexander Romanov



Small Unit Tactics
by Alexander Romanov
Volume #1




Release - August 27, 2020


Slide 1

I was in a foul mood. Fouler than foul. The void of disbelief and doom clouding my mind darkened my emotions and my entire worldview. Worldview… that's not really the right word in this situation. It's awkward, it's wrong, it doesn't mean anything. The usual definition just doesn't apply here. How can you view the world if you're not even sure what you're seeing is real?

Friday, May 8, 2020

In the System by Petr Zhgulyov




In the System
by Petr Zhgulyov
Book 1: City of Goblins




Release - October 7, 2020
Pre-order on Amazon - https://www.amazon.com/dp/B087XYM1GJ

 

Prologue



Everything once created will die someday. Our world is no exception. The heat death of the universe... For most, this fact is too far in the future and too doubtful to worry over. Having accepted one's death, it is much easier to accept the destruction of all and sundry. There were god-like beings, however, who could last until this moment and had no desire to obediently await the inevitable. It seemed that one of them had found a solution. If the problem was that energy gradually disperses in space, would it not be better to gather it all himself? A desire of madness, even for a deity.
The Devourer began a war, consuming star system after star system, waging battles against his own kind and taking their power... Slowly, too slowly. The universe is enormous and most of its inhabitants had no desire to be consumed, and so it came about that everyone took up arms against him. There came a moment when the Devourer realized that he was bound to lose, but he did not admit defeat. Instead, he destroyed himself and created the System. The Great Game, which drew in countless worlds and continued to constantly spread. A Game in which his enemies continued what he had started.
A System that would allow the universe to come to its end, and then, using the energy absorbed over billions of years, create the world anew.


***

Friday, May 1, 2020

League of Losers by Michael Atamanov


League of Losers
by Michael Atamanov
Book 1: A Cat and His Human




Pre-order on Amazon - https://www.amazon.com/dp/B087YY48WQ
Release - June 30, 2020

Introduction: An Argument in a Restaurant


“Young man, they’re going to kill you!”
I tore my gaze away from my bloodied fingers, stopped my fruitless attempts to pull out the shard of glass stuck deep into my palm, my dripping red fingernails sliding off it. My eyes lifted. The speaker was a tall and slender man in an old-fashioned dark suit with fancy golden buttons and cufflinks. Weird clothes. For some reason, they made me think of the days of Sherlock Holmes, Queen Victoria, Alice in Wonderland. All the stranger needed to complete the look of a late nineteenth-century English gentleman was a top hat and gold pocket watch. His clothes were entirely unsuited to the weather. Even in my army dress uniform, I was boiling. What was it like for him..?
In the meantime, the odd stranger repeated that phrase of his again, that they were going to kill me. Only this time, he went into detail.

Monday, April 27, 2020

Interview with Dan Sugralinov (Level Up, Disgardium, World 99)


Dan Sugralinov, author of Disgardium, Level Up and World 99 series. Due to the upcoming release of Resistance (Disgardium 4 - April 29, 2020) we talked to Dan about the series, his writing methods and asked if there will be Level Up-4 anytime soon. Btw, audiobook Disgardium 3 is releasing April 28, 2020!



The world of Disgardium, isn’t it some sort of totalitarian dystopia? It's a rather harsh world, whatever it is. Do you think it's a logical consequence of humanity’s development?

That’s a good question, you know. Here’s what’s happening in the world right now: all of the countries have announced a stay-at-home order, a quarantine, state of emergency and whatnot. And as soon as it happened, everybody promptly forgot about such things as human rights. Because it’s in humanity’s interests to prevent the entire population from catching the virus, at least all at the same time, because that would mean the collapse of our entire medical system. If some of the forecasts do come true and the planet’s population reaches 20 billion – then even if we find enough food for us all (because there’re already certain advances made in the area of synthetic food production) and despite the fact that the growing and culling of a single cow does more harm to the environment than public transportation – we’ll still be killing our planet. And 20 billion people will be killing it not three times faster than we do now, but probably ten times faster. So it just begs for some people to develop those ideas, you know, that although all human beings are equal, some of them are bound to be more equal than others, if you know what I mean. Sooner or later, the proverbial movers and shakers are obliged to arrive at this idea – provided they haven’t done so already. Don’t get me wrong, it’s not as if I’m a conspiracy freak in a tinfoil hat, so I really don’t think that this is the case – but still I do believe that if one day humanity faces a overpopulation threat, that might call for some very unpopular measures, including the restriction of human rights for certain categories of population. In which case the assignment of such categories might become the biggest bone of contention in society. Which is exactly what happens in Disgardium. You’d think they did the right thing, creating a system where the life of an uneducated, lazy, alcoholic person is of a much lower value to society than, say, that of a Nobel laureate in physics. But on the other hand, we shouldn’t forget the human factor – naturally, the top-category citizens will make sure they get the right to assign the same status and privileges to their families regardless of their value.

Monday, April 20, 2020

The Alchemist by Vasily Mahanenko


The Alchemist by Vasily Mahanenko
Book 1: City of the Dead



Pre-order on Amazon - https://www.amazon.com/dp/B08778KDNQ
Release - May 20, 2020


Prologue


The blizzard brought with it driving winds, but Farmer-883-PR8 wasn’t giving up. He pushed on relentlessly toward the temple. With one hand held out to shield his face, in his other he held the dearest of burdens: a rosy-cheeked little boy sleeping peacefully despite the cold, gusting air. The father wasn’t worried about his son’s health—he was under the protection of the god. No snow, wind, or even stray arrows or spells could have hurt the child until it passed its initiation. The few passersby turned and stared, surprised to see the naked man carrying an equally naked child. It was only the snow-white underwear created by the god that covered their shame.

Saturday, April 18, 2020

The Fairy Code-2 by Kaitly Weiss



The Fairy Code: Chosen of the Shadows
by Kaitlyn Weiss




Release - June 10, 2020


Part One
A Time of Doubts

Chapter One


“I think I’m dying,” I groaned as I watch the greenish glow beneath my skin slowly fade. It’s like my veins were radioactive or something. I had to say, it really was eye-catching. To any onlookers I probably looked like I was wrapped in LED strips. Come to think of it, considering my locale it’s not likely anyone would look twice at me.
“That’s the 10th time you’ve said that. Sorry to disappoint you, but you’re not going to die,” said Aerona, wearily. She and Jioladh sat on one of the dozens of stones that were picturesquely scattered about the valley. And it was his fault we’d been caught out in the open. “It’s a shortcut,” he’d said. Some shortcut. Right away we’d been attacked...yep.
I looked at the creature laid out at my feet. No, I really hadn’t wanted to kill it. I still felt all messed up inside, like there was something dark and slippery in me. I’d held back until the very end, hoping the creature would reconsider and skedaddle. But, no.
But by then I was really scared, and that’s when it happened. Yet another outburst of magic. Again, the dark smoky ribbons. They’d entangled the creature and it was like they instantaneously desiccated it. All that was left was a dark little heap. Not a good look even for a creature that specialized in creepy. In life it looked like a huge canine skeleton with scraps of skin stretched over it lit from within by a fire. And as it bounded toward us, it left a trail of fiery footprints, like a comet. A fiery tail of burning light.

Tuesday, April 7, 2020

Undedog by Alexey Osadchuk - Spanish translation


Aleksey Osadchuk
Underdog I
Las Mazmorras de las Montañas Torcidas


Pre-order on Amazon - https://www.amazon.es/dp/B086VSS33Z
Release - 21 de agosto de 2020


Capítulo 1


—Maestro Aren, es un niño…
La cabeza de una de las grandes cuadrillas mineras en Orhus, el maestro Aren, examinó con perplejidad la mirada triste de la curandera que se ocupó del parto. ¿Por qué demonios le comunicaban el nacimiento de su hijo con una expresión tan amarga como esa? Sin embargo, tras unos segundos, empezó a entender. El niño había nacido, pero no se oía ningún llanto.
—¿Está muerto?
Estas palabras no eran fáciles de pronunciar para un hombre que había visto de todo en su vida.
—Está vivo —respondió con tristeza la curandera y, casi en un susurro, añadió—: Pero mejor si se hubiera muerto…
Aren entornó los ojos y dio un paso hacia delante. Si pudiera quemar a la curandera con la mirada, no quedarían ni cenizas. Dalia soportó con calma la mirada furiosa del minero.
—Pero hay buenas noticias. Tu mujer dio a luz de manera magnífica.
Estas palabras apagaron el fuego de ira latente en el alma del nuevo padre. Le costaba controlarse y seguir preguntando. Esta mujer era la única curandera que había en toda la zona con un nivel tan alto. Es más, él tenía mucha suerte de que todavía estuviera en Orhus. Se suponía que debía haberse marchado hace tiempo a la capital. Debido a la temporada de lluvias, que había comenzado una semana antes de lo previsto, el Paso Somnoliento estaría cerrado durante dos meses. Solo a un loco se le ocurriría ir a explorar por las montañas durante esta época. Por suerte para Aren y su mujer, Dalia estaba bien de la cabeza.
—Habla —gruñó cortante el maestro.
En ese momento solo quería estar con Liana y su hijo, pero el asunto era lo primero.
—Es nulo —emitió la curandera en seco.
El rostro de Aren se quedó en blanco. Su inmovilidad podría darle envidia incluso al Acantilado Negro, el primero en encontrarse con las tormentas norteñas del Océano Muerto. Pero por dentro el hombre sentía cómo presionaban unas garras frías su corazón. ¡Pobre niño! Pero ¿cómo?
Mientras tanto, la curandera continuó:
—Al principio pensé que el bebé había nacido muerto, pero eché un vistazo a sus fuentes de vida y energía, y tan solo hay diez puntos de cada… Cuando el mínimo de lo normal es de veinte por fuente.
—¡¿Cómo es posible?!
—No lo sé. —Dalia se encogió de hombros, desconcertada—. Nunca me había encontrado con algo así, ni tampoco he oído algo parecido. Debe de ser algún truco de Bug.
—¿Blasfemando, anciana? —La serenidad de Aren se volvió a quebrar —. ¿Qué tiene que ver el espíritu maligno con esto? ¿O acaso no crees que todo en este mundo sucede por la voluntad del Gran Sistema?
Después de estas palabras, el rostro de la curandera se arrugó como si se hubiera comido un trozo de limón.
—Justo en eso creo yo…
—Entonces, ¿a qué viene lo del espíritu malvado?
—Vale. —Rendida bajo la presión de Aren, la curandera empezó a decir con cansancio—: Pero primero júrame que no me llevarás al templo más cercano del Gran Sistema donde me matarán por hereje.
—Te doy mi palabra —juró el maestro con el ceño fruncido.
La curandera, tras recibir la notificación sistemática de que el juramento había sido aceptado, comenzó a hablar:
—Como ya sabrás, cuando nacemos, el Gran sistema nos regala el primer nivel, nos llena nuestras fuentes y nos obsequia con las primeras tablas de características. Y su cantidad depende del dios Random. La mayoría obtienen diez o doce, y el máximo que he escuchado es de quince tablas.
Aren asintió en silencio. Su primogénito, Ivar, recibió catorce al nacer. Una sombra se arrastró lentamente en la cara del maestro.  Solo han pasado dos años desde que él y Diana recibieron la noticia de la muerte de Ivar en la batalla en los Páramos. Esperaba que el nacimiento de su segundo hijo hiciera desvanecer esa oscuridad que se había asentado en su casa tras su pérdida. Pero, al parecer, no era el destino.
—Pero algunos también recibieron menos de diez tablas. Sí, lo pasaron muy mal cuando eran niños. Eran los más débiles entre los jóvenes…Pero luego, con el tiempo, muchos alcanzaron buenos resultados.
—Sí —coincidió Aren—. También tenemos gente así en la cuadrilla.
La cara del hombre se iluminó un poco. ¡¿Cómo pudo olvidarse de eso?! ¿Significaba entonces que su hijo tendría una vida normal en un futuro? Y aquí se juró a sí mismo: ¡por supuesto que sí! ¡Aren se encargaría de ello!
Al detectar el estado de ánimo del maestro, la curandera se apresuró en bajarle los pies a la tierra:
—Sé en qué estarás pensando, Aren. Crees que tu hijo está en la misma situación. Pero te equivocas. El niño es “nulo”. No ha recibido su primer nivel y sus debidas tablas. Y sus fuentes son miserablemente pequeñas. Me da a mí que Random no tiene nada que ver aquí. Todo esto es por Bug…
Era doloroso mirar a Aren. Justo en el momento en que la esperanza le guiñaba un ojo, acabó pisoteada en el barro.
Mientras, Dalia prosiguió:
—Como ya sabrás, Bug tiene muchos nombres: Fallo, Malfunción, Virus… Pero también existe otro más. Mi maestro leyó sobre esto en un manuscrito de los Antiguos. Ellos lo llamaban Sistema Erróneo. ¿Lo entiendes? ¡Erróneo! Eso quiere decir que el Gran Sistema no es perfecto y también puede equivocarse. Dentro del libro había más cosas, pero no tengo ningún deseo de hablar de eso. Y tampoco son para tus oídos…
Aren se hundió en el banco con cansancio.
—Nivel cero —susurró—. Si eso es…
—Sí. —Asintió tristemente la curandera—. Él no se desarrollará. No podrá utilizar las tablas. Incluso si le das tus esencias de experiencia, tampoco funcionará. Casi todo lo que ha creado el Gran Sistema tiene una limitación: el mínimo es el nivel uno.
—Pero entonces, ¿qué podemos hacer? —preguntó Aren, condenado.
Dalia se sentó en el banco junto al maestro. En su rostro arrugado se endureció una expresión de profunda reflexión.
«¿Cuántos años tendrá?», se preguntó él de repente. Todo el mundo sabía que los curanderos tenían largas vidas. También decían que habían descubierto el secreto de la juventud eterna. El hombre se rio para sí mismo… Tonterías, claro… Pero Bug actuaba de formas misteriosas…Y si Dalia aparentaba tener setenta años, entonces ese número podía multiplicarse por dos, incluso por tres.
—¡Ja! —exclamó fuerte e inesperadamente la mujer. Sus oscuros ojos azules brillaban de alegría—. ¡Ya lo tengo!
Se volvió hacia el maestro, frotando sus palmas tan secas como dos ramas.
—Qué extraño que no se me haya ocurrido esto antes. Ya estoy vieja…Y lo mismo te digo a ti.
Aren miró a la mujer sin entender.
—Vale. —Agitó ella la mano—. Te lo explico, que veo que no estás para pensar. Por ahora, la única solución son los artefactos de los Antiguos.
—Quieres decir que…
—Exacto… Estos son los únicos ítems que no poseen limitaciones. De hecho, no tienen ningún requisito en absoluto. Sin embargo, tienes que entender que son poco comunes y caros. Pero para tu hijo le bastará con dos o tres ítems con características básicas añadidas…
La anciana siguió hablando, pero Aren apenas la escuchaba. Ya estaba calculando dónde y cómo iba a comprar los artefactos de los Antiguos, sin importar el dinero. La vida de su hijo era lo más valioso que había para él…

  Catorce años después…

—¡Sí que pesas, maldito! —El gordo movedor de mudanza cargaba un gran sillón hacia la puerta de entrada, pedorreando y maldiciendo entre dientes.
El “trono” de mi bisabuelo. A mi padre le gustaba sentarse en él después de cenar, con las piernas estiradas hacia la chimenea y fumando una pipa. Eso le ponía siempre de buen humor, y me contaba muchas historias, cuentos y leyendas desde ahí sentado…
—¡Sí, todos los muebles de aquí pesan una tonelada! —apoyó las palabras de otro una voz irritada desde el comedor.
—Sillón de roble antiguo, uno —informó con una voz tranquila el funcionario del banco, sin prestar atención a las quejas y gases de los movedores. Sus dedos largos y secos aleteaban una pluma blanca de pato, tomando nota con cuidado de cada artículo sacado de la casa. Ya había tres papeles totalmente anotados con una caligrafía fina.
Un hombre nervudo con barba salió de la cocina. Llevaba una sopera rota en sus manos temblorosas. La mirada turbia de ojos rojos se paró en frente de la figura delgada del funcionario.
—¿Nos llevamos también esta basura?
La sopera favorita de mi madre. Siempre cuando ella la dejaba en la mesa, escuchábamos una y otra vez la misma muletilla: «¿Y qué pasa si está agrietada? Así la sopa no se enfría». Luego ella corría hacia la cocina a por un nuevo plato y mi padre me explicaba susurrando que a las mujeres en realidad les costaba separarse de las cosas. Mientras, él acariciaba con una sonrisa su chaleco viejo que mi madre amenazaba constantemente con tirarlo.
El funcionario apartó su mirada de la lista de registro y miró al barbudo. Había un claro desprecio en sus ojos pequeños.
—Tox —carraspeó él—, ¿qué parte de la frase “sacarlo todo de la casa y cargarlo en el carro” no has entendido?
—Bueno, es solo que…—intentó responder Tox, pero un gigante entrando a la casa le interrumpió groseramente.
—¡Tox, cállate la boca y haz lo que te ordenen! ¡Mueve el culo!
El barbudo Tox, encogido de hombros, intentó escabullirse a la salida.
—¿A dónde te crees que vas? —gruñó el gigante.
Tox miró con la mirada en blanco a su jefe que estaba parado en el pasillo con los brazos cruzados y con la enorme panza echada hacia delante.
—¿Te ibas a llevar solamente una sopera? ¡Venga, directo a la cocina y a cargar con más cosas como es debido!
Tox se esfumó como el viento.
—Señor Dregger, debería escoger al personal con más cuidado —señaló el funcionario con acidez.
—A ti no te he preguntado, comadreja archivadora. —Agitó la mano el gordo Dregger y se dirigió al dormitorio de mis padres, tirando descuidadamente las notas del funcionario.
Los folios blancos salieron volando como una manada de palomas asustadas y se deslizaron por el suelo. “La comadreja archivadora” dio entonces un fuerte grito femenino y se arrojó a recoger toda su riqueza. Su cuerpo temblaba de indignación, y de su larga nariz con forma de pico salía un moco verde.
Agitado y arrastrándose por el suelo, el funcionario maldijo a los movedores idiotas y al canalla de su jefe. Un relincho de risas retumbó de algunas gargantas de hojalata desde el comedor, burlándose de la humillante escena del chupatintas. La cara del funcionario se puso roja al instante, pero de sus pequeños ojos salían lágrimas de resentimiento.
Por fin, sus dedos secos terminaron de ordenar los papeles. El funcionario, con un tintero colgado de un cordón que rodeaba el cuello, se levantó del suelo. Tras sacudir el polvo de su pantalón con la mano derecha y ajustar un par de veces el muy gastado pero cuidado chaqué, se tranquilizó.
Justo en ese momento se encontraron nuestras miradas.
Yo estaba sentado en un taburete de la cocina en la esquina del pasillo esperando a mi destino. Me había enterado ayer de que el banco se llevaría nuestra casa para pagar la deuda de mis padres. De hecho, fue el día después del fallecimiento de mis padres en una mina cercana.
—¿Qué estas mirando, inacabado? —siseó el funcionario.
Pues sí que se parecía a una comadreja, sonreí para mí mismo.
—¿Te parece gracioso? —Había una mezcla de auténtica incredulidad e ira en los ojos de la comadreja—. ¡Si todo lo que está sucediendo ahora mismo es por tu culpa!
No entendí… ¿De qué estaba hablando?
—¡Ja, ja! Veo que no lo pillas.
Dregger apareció en la puerta del dormitorio de mis padres, cargando en brazos el jarrón de mi madre. Con el ceño fruncido, me miró primero a mí y después al funcionario.
—¡Cierra el pico, rata de oficina! —gruñó—. ¡Si no dejas en paz al niño, volverás a casa sin dientes!
    Luego me guiñó reconfortantemente y salió de la casa.
A juzgar por sus labios retorcidos de la rabia, la “comadreja” quiso decir algo, pero una exclamación de arriba irrumpió la no empezada bronca.
—No lo hagas, Sakis. Mejor cállate.
Levantamos la cabeza. Había un hombre parado en las escaleras que llevaban a la segunda planta. Su cabeza, calva como un huevo, estaba inclinada sobre unas notas. Sus labios grandes se movían al compás de las letras escritas. El tintero no estaba colgado, sino más bien pegado a la tripa.
—Pero, Velen, ¿es que no lo ves? ¡Es una falta de respeto hacia un empleado del banco! —aulló Sakis.
—No lo hagas —repitió el funcionario gordo y continuó su camino por las escaleras, apuntando algo al mismo tiempo. Luego, apartándose del papeleo, añadió—: Y deja en paz al chaval. No es de nuestra incumbencia.
—¿Cómo que no? —se sorprendió Sakis—. Pensaba que el banco…
—No —le interrumpió Velen—. El resto de la deuda lo ha comprado Bardan.
La cara estrecha de la “comadreja” se estiró tanto que me pareció que su cabeza se había vuelto plana.
—¡¿Ese mismo?!
—Si —contestó Velen indiferente, sumergiéndose de nuevo en su papeleo.
Sakis giró lentamente su cabeza a mi dirección. Una momentánea lástima apareció en sus ojos.
—Vaya…—soltó—. No te envidio para nada, inacabado.
Disfrutando de mi confusión e inquietud reflejadas en mi cara, levantó la cabeza con orgullo y se dirigió gradualmente hacia la salida.  
No pude evitar escuchar a dos movedores conversando en voz baja en el comedor.
—Oye, Tox, ¿por qué la rata de banco no para de llamar al niño “inacabado”? —No pude ver al que estaba hablando, pero sí que reconocí su voz. Era Roy, un tipo regordete y grande de pelo rubio y con un cuerpo parecido a un barril de cervezas.
—Pues porque lo es. Ya nació siendo un lisiado —contestó Tox, despreocupado.
—Hmm…—se sorprendió Roy—. Pues ni lo parece. Aunque sí que es flacucho y tiene bolsas bajo los ojos. ¿Puede que haya estado enfermo últimamente? Bueno, perdió a sus padres hace unos días, así que normal que esté así de pálido como un muerto.
—¡Qué va! —replicó Tox—. Tiene ese aspecto desde que nació. Qué lástima… Aren, que en paz descanse, no tuvo mucha suerte con los hijos…
En algún momento la conversación en el comedor cesó. Cada uno pensaba en lo suyo.
El primero en romper el silencio fue Roy.
—Cuéntalo… Que tenemos trabajo para medio día y charlando el tiempo se pasa volando…
—Tampoco hay mucho que contar —respondió con esfuerzo Tox, al parecer había movido algo pesado—. Como puedes ver, era una familia próspera. Una casa de dos plantas. Una gran granja. Caballos, vacas, cerdos…
—Ya, eso sí…—Noté una pizca de envidia en la voz de Roy.
—Los Bergman son una familia de mineros —prosiguió Tox—. Su padre tenía la cuadrilla más fuerte. Y toda esa cuadrilla ha muerto en la mina.
—Caray…
—La esposa de Bergman y más mujeres trajeron la cena para sus maridos a la mina… En fin, todos juntos ahí y…
A juzgar por su tono de voz, Tox estaba realmente angustiado por la muerte de mis padres y sus amigos.
—¿Y qué les pasó a los hijos? —hizo la pregunta Roy.
—No tuvo suerte con ellos. Aunque todo empezó bien, incluso fantástico diría yo. El primero, antes de nacer, recibió un buen set de características. Era el más fuerte entre los jóvenes. Con catorce años empezó a trabajar con su padre en la mina y en invierno de ese mismo año ganó también un torneo. Fue entonces cuando el Barón se lo llevó a su séquito como novato.
—¡Guau! ¡¿Qué tiene eso de mala suerte?! —exclamó Roy, desconcertado.
—Bueno, un mes después, los Bergman recibieron la noticia de que su hijo había muerto…
—Vaya…
—Sí…
Los movedores se callaron de nuevo, digiriendo lo que se había contado. Pero no por mucho tiempo. Esta vez el que habló fue Tox.
—Pasaron los años de luto y la mujer de Aren se quedó embarazada. Y habría que alegrarse, pero no exactamente… El niño nació deficiente… En realidad, mucho peor que eso… Al principio pensaron que había muerto. Ni un grito, ni un movimiento, ojos cerrados. Pero gracias a la capacitada curandera que se había ocupado del parto, esta pudo darse cuenta de que respiraba. A duras penas, pero respiraba.
—Caray…—soltó Roy.
—¡Ja! —exclamó Tox—. Todavía no has escuchado la parte más importante. Aren se gastó una barbaridad en una curandera de la capital.
—¡Qué dices!
—¡Y, además, fue ella quien vio que el bebé había nacido nulo, con el nivel cero! —exclamó Tox, triunfante.
Me pareció oír que la mandíbula de Roy cayó en un estampido al suelo. Pero luego me di cuenta de que los movedores llegaron a las herramientas de mi padre.
—¡Uno no ve esto todos los días! —escuché decir a Roy asombrado.
Sinceramente, estaba sorprendido… No había mentido en ningún momento… Había algunas excepciones, pero en general así fue cómo pasó todo… Mi padre me había contado en muchas ocasiones la historia de cuando nací.
—¡Eh, imbéciles! —El rugido de Dregger me hizo estremecer—. ¡A mover el culo, que no pago a idiotas por estar de cháchara!
El jefe gigante de los movedores apareció de repente en la entrada de la casa y fulminó con su mirada a los trabajadores que se echaron a correr hacia la salida.
—Vagos bastardos —continuó gruñendo en voz baja—. No os preocupéis, ya hablaremos cuando vengáis a por el dinero…
Siguió vigilando el patio durante un tiempo y luego se giró hacia mi dirección. Su rostro se iluminó un poco.
—Ve preparándote, chico —dijo tristemente, indicando la salida—. Han venido a por ti.
Curiosamente, me di cuenta de que llevaba toda la mañana esperando oír eso con impaciencia. Si supiera alguien en lo que estaba pensando ahora, me tomaría por un loco.
Aunque…De algún modo, estaría casi en lo cierto.
Hace dos días mi mundo, aunque no fuera el más perfecto, como podría ser el de un lisiado, dejó de existir.
Mientras observaba desde la distancia cómo saqueaban nuestro hogar, entendí que me había quedado solo en este mundo. Mi gran padre no vendría más en mi ayuda y mi compasiva y tierna madre no me secaría las lágrimas de desesperación y de resentimiento.
Sentí un nudo en la garganta. Los ojos me picaban, traicionándome. ¡No! No lloraría justo aquí, y menos para la diversión de esos saqueadores. Luego me escondería en alguna esquina y daría libertad a mis sentimientos. Pero no aquí ni ahora. Si no, traicionaría la memoria de mi padre. Él me enseñó a ser fuerte.
Observaba cómo se llevaban las cosas favoritas de mis padres, cómo destruían la historia de mi familia. Comprendí que con su muerte este sitio dejó de ser querido. En este instante todavía no sabía que a mis catorce años había entendido una de las grandes verdades: el hogar era donde vivían tus personas queridas.
Me deslicé lentamente del taburete. Esa era toda la velocidad de la que era capaz de tener con dos puntos de Habilidad, pero no me quejaba.
Di mi primer paso dos años después de mi nacimiento. En realidad, también cuando pronuncié mi primera palabra. Al fin, la suerte le sonrió a mi padre. Él pudo comprar mi primer artefacto de los Antiguos en el mercado negro en la capital de la baronía. Mi brazo por costumbre se estiró hacia el pecho.
—Botón de hueso de Varán de Piedra.
—Categoría: Normal.
—Habilidad +2.
—Fuerza +1.
—Mente +3.
—Limitación — ninguna.
—Resistencia — 25/25.
    Para alguien le parecería absurda mi alegría por unos seis tristes puntos de características… Pero para mí, que había estado en la cama durante dos largos años como un tronco insensible y mudo, el regalo de mi padre seguía y seguiría siendo el mejor de todos…
Sostenía una alforja pequeña en mis manos. Ahí dentro tenía un retrato diminuto de mis padres, dos huevos cocidos y un pedazo de pan. La comida para el viaje me la trajo la señora Horst, nuestra vecina. Siempre la consideraba malvada e insensata, pero la mujer me sorprendió al final. Fue la única que me visitó para saber sobre mi futuro destino.
Mi cinturón normal, de nivel cero como toda mi ropa, tenía un bolsillo pequeño donde guardaba una navaja no muy grande.
—Navaja “Libélula”.
—Categoría: Normal.
—Daño +2.
 —Limitación — ninguna.
—Resistencia — 55/55.
   Este era el último artefacto que adquirió mi padre. Mis padres me lo regalaron en la mañana de mi cumpleaños. Unas horas antes de su muerte…
De algún modo, mis tres tristes puntos de Fuerza eran capaces de aguantar tanto mi cuerpo como la alforja. Todo gracias al pequeño anillo deslucido.
—Anillo de acero.
—Categoría: Normal.
—Fuerza +2.
—Limitación — ninguna.
—Resistencia — 30/30.
   Alguna vez le pregunté a mi padre por qué estos ítems simples eran tan valiosos. Al parecer, por varias razones bastante importantes.
En primer lugar, los artefactos de los Antiguos no poseían limitaciones. Esto significaba que cualquiera, independientemente de su nivel y de sus características, podía poseerlos.
En segundo lugar, a pesar de mis bajas cifras, podría mejorarlas en un futuro. Todavía no sabía cómo, pero era posible.
En tercer lugar, pero eran solo rumores, después de su mejora no sólo aumentarían las ya existentes características, sino que también se añadirían algunas nuevas.
Y lo último que se sabía era que estos ítems eran gardu… gradu… gradua… graduables. Esto quería decir que mi nivel se sumaría con todas las características del ítem. Si tuviera ahora el primer nivel, todas las características de mis artefactos aumentarían a uno. Ah… Los sueños… Los sueños…
Y había más… Que eso nos lo contó Dalia. Los ítems de los Antiguos podían identificar solamente a los que tenían la Mente alta. Para la gente común estos eran objetos normales y corrientes.
Y en cuanto a la estética…Un anillo de oro muy caro en el dedo de un hijo de un minero despertaría definitivamente un interés enfermizo. Así que la apariencia desagradable y la discreción era justo lo que necesitaba. Al fin y al cabo, los ítems de los Antiguos era una mercancía poco común y cara. No llamar la atención era una de las primeras reglas que me enseñó mi padre.
Precisamente por eso, cada vez que había un nuevo artefacto en la casa, aparecía Dalia, la curandera que ayudó en el parto de mi madre y que se hizo amiga de la familia. Gracias a este pequeño truco, se desvanecieron todo tipo de preguntas. Como, por ejemplo, que por qué un niño pasó más de dos años tumbado en la cama y luego de repente comienza a caminar.
De aquí también surgió una explicación lógica de por qué la cabeza de una cuadrilla minera iba siempre al banco a por más préstamos. Los curanderos eran caros. Especialmente si se trataba de Dalia. Además, mi madre me contó una vez que nadie más, excepto la anciana curandera, supo localizar los artefactos de los Antiguos. Mi padre le pagaba una cierta cantidad por las molestias.  
Yo ya sospechaba que mis padres se gastaban mucho dinero para que su hijo pudiera vivir como un niño normal, pero el total de la deuda con los intereses acumulados era impresionante. Dando la casa, la tierra y toda nuestra granja, aún le debía al banco casi ciento de oros. Aunque al banco ya no… Sino a un tal Bardan…
Cruzando por última vez el umbral de mi casa, me dirigí al jefe de los movedores.
—Señor Dregger, ¿le importaría decirme quién es Bardan?
El gigante suspiró con dificultad y, ocultando una mirada triste, contestó:
—Bardan es un lanista, dueño de la escuela de gladiadores.

 

Capítulo 2


Dos años antes de lo sucedido.

—¡Atención!
La voz retumbante del mentor Droom resonó por toda la cueva.
El hombre duro y pelirrojo, de la cuadrilla que hacía competencia con la de mi padre, nos estaba enseñando los fundamentos del arte de la minería.
—¡Hoy todos aprenderéis a manejar un instrumento minero! —rugió con el ceño fruncido, observando nuestras caras infantiles.
Luego su mirada puntiaguda de ojos negros se paró en mí.
—Menos Eric Bergman, claro está. —Su boca, como la de un sapo, ensanchó una sonrisa sarcástica, mostrando una fila de dientes amarillos y torcidos.
Mis antiguos compañeros de clase me miraron justo en ese momento y se rieron a carcajadas. Especialmente una rubia llamada Mia, la chica más guapa de la clase. Estaba rodeada de un grupo de amigas, también monas, pero no tan bonitas. Mia parecía una reina.  
Su padre, Hrut, uno de los doce ancianos de Orhus, estaba enfrentado con el mío. Una vez casi le rompió la cara a Hrut y fue el tema de discusión en la ciudad durante un tiempo después. Todo empezó cuando al anciano fanfarrón de pronto no le gustaba el hecho de que un patético niño lisiado estuviera estudiando en la misma escuela que su hija.
La verdad es que el asunto llegó hasta acabar en un juicio. A Hrut le apoyaban los demás ancianos y con ellos, los padres de mis compañeros. Decían que mi deficiencia retrasaba el desarrollo del resto de los niños. Durante la caza, por ejemplo, con mi mera presencia debilitaba a mi equipo. No infligía daño, pero supuestamente reclamaba el boletín. Además, también era una molestia innecesaria para los mentores estar vigilando al “inacabado” para que no le matase ningún mob. Al fin y al cabo, mi fuente de vida era de diez puntos… Una mordida de una gran rata de basura.
En teoría eso se veía claramente así, pero en la práctica nadie compartía nada conmigo. Les importaba un bledo a los mentores. Si sobrevivía, bien. Si moría, habría sido mi culpa.
También había un problema con la extracción de recursos. Todos los instrumentos y recursos tenían limitaciones: todo era a partir del nivel uno. ¡Qué digo, eso era lo de menos! Me costaba incluso comerme toda la comida de mi madre. Solo los platos con el nivel cero. Lo más básico: pan, mantequilla, miel. Comida simple como carne o avena, sin nada de lujos. Era una tortura ver a otros niños comer delicias.
Al final, el juez decidió echarme del colegio. Pero tenía el permiso de ser como un libre oyente. De presenciar las clases. Como decía el dicho: «Se mira, pero no se toca». Y obviamente, de esta manera, no era una responsabilidad para los mentores.
En las manos de Droom apareció un pico pequeño. Mi padre me enseñó uno así. Pequeño, para practicar. Cinco puntos de daño.
—¡Os lo explicaré solamente una vez! —ladró el mentor—. ¡Agarráis así la empuñadura! ¡Giráis! ¡Golpeáis!
El acero golpeó el mineral, disparando docenas de pequeñas chispas. Droom, sin ningún esfuerzo, presionó la empuñadura y arrancó su primera piedra.
—¡Listo! ¿Lo habéis entendido todos?
Un coro discorde de voces infantiles le respondió afirmativamente.
—Pues, si es así, ¿quién será el primero?
Una figura alta y fuerte se separó del montón de alumnos.
Haakon, el hijo del cazador Ulvar. Su pelo era de color negro como el alquitrán. Compostura ágil. Movimientos suaves y feroces. El grupo de las chicas de Mia le miraban maravilladas.
Decían que cuando nació, Random fue muy generoso con él y le concedió catorce tablas. Exactamente como le pasó a mi hermano mayor Ivar… Al que nunca conocí.
Gracias al generoso regalo del Gran Sistema, Haakon se desarrollaba más rápido que sus compañeros. La semana pasada se fue con su padre y su hermano mayor de caza con un nivel dos. Y volvió con un cinco. Los chavales de mi clase anterior le idolatraban por su fuerza y agilidad.
—Maestro Droom, ¡¿y si me dais algo mejor?! —alzó la voz Haakon, desafiante.
El pecho hinchado. Las manos en las caderas. Un poser…
Droom exclamó alegremente.
—¿Y por qué no?
Y extendió un enorme pico “adulto”.
—¡Guau! —se maravilló Tomás, un niño más grande. También era hijo de un minero, igual que yo—. ¡Nivel cinco! ¡Como el de mi padre! ¡Seguro que pesa un montón!
Si Haakon estaba un poco preocupado, nadie lo notó. En ese rostro atractivo estaba la misma sonrisa segura.
Llegando casi a cara a cara con el mentor, el hijo del cazador extendió la mano derecha hacia el instrumento. Droom extendió fácilmente el pico pesado, como si se tratara de una pluma.
—Mejor con las dos manos —le dijo sonriendo.
A pesar de su apariencia de seguridad y confianza, Haakon tomó la precaución, por lo que el mentor le recompensó con un asentimiento de aprobación.
Todo este tiempo nosotros estábamos en silencio, aguantando la respiración y estando pendientes de los movimientos de Haakon. Él agarró la empuñadura con sus dos manos. Asintió al mentor. Este soltó el instrumento. Pude ver cómo se le hinchaban las venas de la frente a Haakon. Le temblaban las manos de la sobretensión, pero aún mantenía el mango del pico.
Un fuerte golpe y la punta de acero cortó el mineral. No con la misma sencillez como lo hacía Droom, pero daba lo mismo…
Haakon dejó caer su cuerpo sobre la empuñadura y con un enorme esfuerzo, para las miradas de asombro de sus compañeros de clase, sacó un pedazo de piedra bastante grande.
—¡Bien hecho! —vociferó el mentor, dándole una palmada en el hombro.
Una sonrisa de satisfacción apareció en la cara de Haakon. Sus ojos recorrieron sobre unas notificaciones sistemáticas que solamente él podía ver.
—¿Cuánto has conseguido?
—¿Qué?
—¿Qué es?
Cayó una lluvia de preguntas.
Haakon levantó la mano, exigente.
—¡Silencio! —gritó Skeggi, su mejor amigo—. ¡Léelo, hermano!
Haakon se concentró en el texto visible para él y comenzó a leerlo a su ritmo. ¿Fui el único en darme cuenta de que leía muy lento? En Mente tendría incluso menos que yo.
—¡Atención, ha adquirido dos kilos de mineral! ¡Enhorabuena! Ha recibido…
Haakon nos recorrió con una mirada de astucia y continuó:
—¡Tabla de arcilla de fuerza!
Todos gritaron de alegría.
—¡Tabla de arcilla de agilidad!
—¡Sí! —exclamaron todos al coro.
—¡Tabla de arcilla de persistencia! ¡Tabla de arcilla de profesión “Minero”! ¡Tabla de arcilla de capacidad de carga! ¡Esencias de experiencia — cinco!
Mientras Haakon dictaba la lista de su loot, sin querer me imaginé a mí mismo estando en su lugar. ¿Cómo se sentía ser fuerte y ágil? ¿Conseguir todo lo que deseabas? ¿Recibir las miradas de asombro de las chicas más guapas?
Tardé un segundo en darme cuenta de que Haakon había terminado de alardear de sus trofeos y que todos me estaban mirando ahora. Observé a mi alrededor, sin entender.
—¡¿Habéis visto su careto?! — exclamó Snorri, otro del grupillo, señalándome con su dedo sucio—. ¡Al deficiente se le cae la baba escuchando el loot de Haakon!
Una risa fuerte y divertida resonó por toda la cueva. Me señalaban con sus dedos. Haciendo muecas que, al parecer, imitaban mi aspecto que creían que tenía.
Incapaz de aguantar, me giré y me eché a correr hacia la salida. Bueno, o eso me pareció a mí. Lo correcto sería de decir que me eché a correr como una tortuga. Aunque la tortuga habría sido más rápida que yo. Mi “épico” escape causó otra explosión de carcajadas. Hasta se unieron el mocoso Snorri y el obeso Tomás.
No recordaba cómo llegué a casa. Solo recordaba que lloré toda la noche. Quería desaparecer de la faz de la tierra por el resentimiento y la humillación que sentía. Pero sobre todo me odiaba a mí mismo por la retirada tan vergonzosa.
Ese mismo día, ya a la madrugada y antes de perderme en un sueño inquieto, me prometí a mí mismo que nunca jamás le daría la espalda al enemigo.

Presente.

¿Eric Bergman?
El hombre viejo, delgado como un árbol decadente, miraba medio ciego al trozo de papel arrugado. Una cabeza pequeña y calva, hombros estrechos y huesudos, espalda demasiada encorvada. Solo de nivel nueve. Qué curioso, ¿a qué se habría dedicado toda su vida? ¿O era como yo, un inacabado? Lo dudaba. Ya no existían así. Al menos eso decía Dalia.
—Sí, soy yo.
El viejo al fin se apartó del papel y observó fijamente las palabras bajo mi cabeza.
—Pero ¿qué…?
Los ojos descoloridos y llorosos del abuelo se abrieron como platos. Incluso parpadeó varias veces.
—Me dijo la vieja que no bebiera de ese vino barato —carraspeó, furioso—. Ahora alucino con ceros.
El movedor que pasó de lado se rio con fuerza.
—¿Qué, Burdoc? ¿Pillándote al fin una borrachera?
—¿De qué te ríes, gandul? Ahora tendré que pagarme un curandero.
—Esto pasa por meterte a la boca cualquier porquería. Así aprendes —continuó riéndose el movedor.
Burdoc escupió enfadado y de nuevo miró fijamente a mi nivel con mala cara.
Decidí apiadarme del viejo.
—Señor Burdoc, no se preocupe. No se ha equivocado. Soy realmente nulo.
Creía que tranquilizaría al pobre. ¡Pero qué equivocado estaba! El abuelo se asustó aún más.
—Pero ¿cómo es posible? ¡Oh, Gran Sistema! —se lamentó él, tocándose la cabeza—. ¡¿Qué le diré al señor Bardan?! ¡Me despellejará vivo por este deficiente!
—Pero ¿qué pintas tú aquí, viejo tonto? —decidió intervenir el jefe de los movedores—. Bardan hizo un trato con el banco. Compró los certificados de peonaje. Y si no vio a quien compró, es su problema y no el tuyo, viejo.
—¡Es verdad! —se animó el anciano, sacudiéndose las manos —. Si lo que tengo que hacer es muy simple. Mi trabajo es solamente entregar lo que está en la lista.
—Pues ya está —sonrió Dregger—. Y te ibas a montar un entierro.
—Gracias a usted, amable señor, que me ha tranquilizado. —Burdoc rápidamente se inclinó hacia el jefe de los trabajadores y se giró hacia mí—. Y tú, chico, súbete al carro. Que tenemos que ir a por más peones.
Era por la tarde cuando llegamos al sitio. Aguanté bien el viaje, para mi sorpresa. Enterré mi cabeza en una pila de heno que olía bien y me quedé dormido durante todo el camino. Abría los ojos solo cuando Burdoc se paraba para recoger a nuevos peones. Era difícil dormirse con el sollozo desgarrador de mujeres y niños. Una familia despidiéndose y enviando a uno de los suyos al peonaje no era una buena escena para los débiles de corazón.
Nunca había visto algo así, pero Burdoc me explicó lo que ocurría. Era bastante hablador para ser un viejo.
—Imagina que va un hombre al banco y pide un préstamo —contaba el viejo—. ¿Qué ventaja puede tener el banco repartiendo el oro a diestro y siniestro? Eso es, ninguna. Necesita sacar beneficio, por eso es un banco. Así que le dan al hombre un poco de dinero para crecer. Eso entonces acumula interés. Si él tiene el dinero para devolvérselo a tiempo al banco, bien. Pero si no lo hace, la deuda la compra alguien como mi amo. Él siempre necesita gente… Y cuando llegue el momento, tendrás que trabajar para él hasta que devuelvas la deuda entera. Eh… Yo, como ves, aún no he tenido la oportunidad… Está bien cuando la familia tiene varones fuertes. Normalmente, los padres se los llevan al peonaje y luego ellos mismos intentan rápidamente ahorrar el dinero para traerlos de vuelta. Bueno, si son buenos padres… Hay niños que se pasan media vida trabajando para los acreedores de sus padres. Y hay otros que incluso mueren en el intento…
La última familia a la que visitamos no tenía varones. Tenían niños, pero solo cinco chicas. La más mayor aparentaba la misma edad que yo. Y era a ella a quien nos llevábamos… Se llamaba Soika, y su madre sorprendentemente no estaba llorando, pero en su mirada triste reposaba una máscara de dolor y desolación. Las hermanas pequeñas, secándose las lágrimas y los mocos, gemían miserablemente como cachorros.
Miré a la vieja casa de Soika; a su madre que abrazaba a su hija mayor con manos temblorosas; a su padre quien tenía pinta de no dejar el alcohol. Y deduje que pasaría mucho tiempo antes de que ella pudiera devolver su deuda… Si es que llegaba a hacerlo…
   La casa de Bardan era de un tamaño impresionante. Tres plantas. Paredes de granito. Todas las ventanas con verjas de hierro enormes. Eso no era una casa, era un castillo. Toda esta propiedad considerablemente grande estaba rodeada de una valla alta de piedra. En lоs portones y en la puerta de entrada había una guardia bien armada. Ese tal Bardan era rico sin fondo, al parecer.
Nuestro carro con los silenciosos peones rodó hasta el cuartel que se encontraba a una distancia de la casa del amo. Nos estaban esperando.
Dos hombres. Uno me recordaba un poco al funcionario bancario Satis. El mismo tintero en el cuello, la misma mirada cansada y juzgadora. Delgaducho. Color de cara enfermizo. Un verdadero funcionario.
El segundo era completamente lo contrario. Alto, ancho de espaldas. Las manos como palas excavadoras. Sus ojos verdes ardían de energía y fuerza.
Burdoc nos puso en fila adecuadamente junto al carro y extendió el familiar papel arrugado al “funcionario”.
—Aquí tenéis, señor administrador. Justo como pone en la lista, seis peones. Cuatro hombres, una chica y un chico.
El administrador cogió repugnantemente el papel con dos dedos y escaneó con rapidez nuestros nombres. Cuando llegó hasta mí, sus ojos se abrieron como platos.
—¡¿A quién me has traído?! —gritó él—. Estúpido viejo, ¡¿no has visto a quién te han metido los Bergman?! ¡¿Qué le voy a decir al amo?! ¡Valgard, ordena a azotar a este idiota!
En ese momento, el gigante de barba roja, que antes estaba parado indiferentemente, se balanceó hacia delante.  Burdoc, perdiendo su elocuencia, cayó de rodillas ante el administrador enojado. Pero eso le puso más y más furioso. Valgard se irguió sobre el pobre hombre. Sus anchas manos descendieron hasta los hombros huesudos del hombre que sollozaba ahora.
—¡Señor administrador! —Hasta yo di un brinco por el sonido de mi propia voz—. ¡Permítame intervenir!
¡Seguro que había sido Bug quien me había tirado de la lengua para hablar! ¡Pero ya era demasiado tarde para echarse atrás!
En el patio se ahogó un silencio sofocante. Mis compañeros en la desgracia me miraron atónitos. Hasta Burdoc dejó de sollozar.
El “funcionario” entrecerró los ojos como un salvaje y gruñó:
—¡Habla! Pero recuerda que, si me has interrumpido por ninguna razón, te azotarán en lugar de ese necio. ¿Entendido?
—Si, señor administrador, soy consciente del riesgo. —Me costaba hablar sin que me temblara la voz.
—¡Continúa!
—El señor Burdoc no tiene la culpa. De hecho, ha cumplido sus órdenes correctamente.
—Entonces, ¿qué haces tú aquí y no tu padre, tu hermano o hermana mayor?
—Desgraciadamente, señor administrador, no tengo ni he tenido nunca una hermana… Mi hermano mayor murió luchando por nuestro Barón en la batalla en los Páramos. Y mis padres fallecieron hace dos días en una mina… Me he quedado solo… Así que entenderá ahora que el señor Burdoc tuvo que traer justamente a mí.
Por el rabillo de ojo, noté el interés en los ojos de Soika. De camino pude, de forma sutil, fijarme en ella. Para mi sorpresa, era de nivel cinco. Había invertido mucho en Agilidad, a juzgar por su figura flexible y sus movimientos suaves y felinos. Un mechón de pelo rojo ardiente sobresalía debajo de su pañuelo. Los ojos eran como dos esmeraldas oscuras. Las pecas de su pequeña nariz ligeramente respingona y sus mejillas pálidas no debilitaban su belleza, sino todo lo contrario…
—¿Está diciendo la verdad? —El administrador todavía estaba furioso, pero por su tono de voz deduje que la tormenta había cesado.
—Si, señor —baló el viejo—. ¡Le juro que fue así!
Al recibir aparentemente la notificación sistemática de la confirmación del juramento, el administrador cambió su ira por misericordia.
—Vale —refunfuñó al viejo—. Consigue para todos un sitio donde quedarse, mañana ya decidiré qué hacer con ellos…
Burdoc enseguida pegó un salto y llevó a todos los siervos al cuartel más alejado.
Yo también quise volverme, pero de repente escuché:
—Pero tú no te librarás tan fácilmente…
La mirada punzante de sus ojos entrecerrados se clavó en mí. Se me olvidó cómo era respirar.
—El amo se enfurecerá. El banco lo ha complicado todo y ahora nosotros tenemos que arreglarlo… Después de todo, eres totalmente inútil. ¡Con solo pensarlo! ¡Nivel cero! ¿Cómo es que sigues vivo?… ¿Y a dónde te vamos a meter?
—Ing —habló inesperadamente el gigante de barba roja—, mira cómo de flacucho es. Los exploradores de la cuadrilla de Skorx buscan a alguien así desde hace mucho.
—¿Te has vuelto loco? —replicó el administrador, alterado—. ¿Enviar a un nulo como él a una mina? ¿Para que se quede tieso a primera hora?
Tragué saliva. El corazón estaba a punto de saltar de mi pecho.
—Bueno, ¿y qué? —continuó Valgard—. Le puedes presentar una queja a Skorx diciendo que ha dañado la propiedad del amo. Y puede que incluso salgas ganando.
—¿Estás bien de la cabeza? ¡Su deuda es casi de cien oros! Skorx no tomará ese riesgo. ¡Si por esa pasta puede contratar a diez chicos como él!
—¿De quién estás hablando? —se rio el grandote—. ¿De Skorx, quien vendería a su propia madre por diez cobres? ¡Ja, ja! ¡Eso ha sido muy gracioso! Ese tacaño nunca se negaría a carne fresca si no tiene que pagar. Y ¿quién dijo que el chaval se quedará tieso el primer día? Viene de una familia minera. Es un Bergman, al fin y al cabo.
Dicho esto, Valgard me guiñó el ojo animadamente. Lo que provocó un escalofrío por mi cuerpo.
—Si, pero ¿para qué necesita chicos así? —preguntó Ing, intrigado.
—Bueno, pues para explorar túneles largos. Solo caben cuerpos así de pequeños en las madrigueras de gusanos de piedra.
—Entiendo —dijo el administrador, acariciando la barba pensativamente.  
—Piénsalo tú mismo —presionó Valgard, al ver que Ing estaba a punto de ponerse de acuerdo—. ¿Pidió chicos flacuchos? Así es. ¿Le has enviado uno? Así es. Y ya depende de Skorx lo que hará. Si lo envía a los túneles, es de su responsabilidad. Si nos lo devuelve, no pasa nada. Le meterás en algún sitio en la cocina hasta que llegue el amo. Dicen que no estará hasta dentro de dos semanas.
—Sí —coincidió Ing—. Está ocupado comprando nuevos gladiadores. El tren de mercancías del general Vestar justo llegó a la capital. Tienen un montón de prisioneros de guerra: orcos y goblins.
—Pues aún mejor me lo pones. El amo no tendrá tiempo para estar pendiente del chaval. Y tú tendrás la oportunidad perfecta para vengarte de Skorx. Después de todo, ¿no fue él quien envió al amo una queja contra ti el mes pasado?
A juzgar por la cara furiosa de Ing, las semillas cayeron al suelo fértil. Para mi desgracia, Valgard no sólo había invertido en Fuerza. Era hábil con las palabras.
—Y Skorx nunca sabrá la cantidad de la deuda del chico. El niño nos hará un juramento de que no se lo dirá —añadió el grandullón el último argumento.
Después de esas palabras, Ing me miró. Brr… Frío como el hielo.
—Bueno, ¿qué, charlatán? Parece que vas a seguir los pasos de tu querido y difunto padre.

 

Capítulo 3


Toma, corazón, come. Imagino que no habrás comido nada en todo el día.
Una anciana pequeña y delgada me extendió un bol arcilloso del que salía un olor estupendo a comida. Contuve la respiración, tragué la saliva que se sobresalía y miré el nivel del plato. Como si me leyera la mente, la anciana dijo reconfortantemente:
—No tengas miedo, corazón. Es una sopa de verduras normal y corriente. Nivel cero.
Y soltando una risita y abandonando el cuartel, añadió:
—No tenemos otra cosa.
A pesar de mi hambre salvaje, intenté coger el bol cuidadosamente.
—¡Oh, Gran Sistema, qué bien huele! —Mis ojos se pusieron en blanco.
La comida para el viaje que me preparó la señora Horst, que Random la bendiga, se había acabado por la mañana. Por suerte, Burdoc fue generoso y me dio un poco de cebolla seca y un trozo de pan duro. Yo no diría que estaba acostumbrado a comer delicias en mi dieta habitual, pero mi madre siempre intentaba saciarme, aunque si solo fuera con comida normal. Mi padre una vez me explicó en secreto que era su manera de calmar un sentimiento infundado de culpa.
Las lágrimas aparecieron de nuevo en mis ojos al recordar a mis padres. Todavía sentía que toda esta pesadilla llegaría a su fin en cualquier momento. Que en el umbral del cuartel sucio, donde me habían instalado para un tiempo, aparecería la figura de hombros anchos de mi padre. Y luego mi madre saltaría tras su espalda, me abrazaría, me apretaría contra su pecho, y después nos subiríamos al carro y regresaríamos a casa, contando alegremente el absurdo error que me había traído hasta aquí.
La comida se acabó tan rápido que parecía que realmente no me había comido nada. Con cuidado, para que no se caiga el preciado maíz, mojé el extremo del trozo de pan en lo que quedaba de la sopa. Me lo tragué todo con agua fría y me eché hacia atrás con satisfacción donde había un saco polvoriento lleno de heno. Sería mi futura cama.
—¿Y qué tal? ¿Te ha sentado bien?
Un voz silenciosa y ronca a mi derecha me separó del abrazo placentero del sueño.
Alguien se giró en el saco de al lado, a medio paso de mí.
—Supongo —respondí igual de silencioso. En el cuartel oscuro, a parte de mí, también había treinta personas más. Todos dormían. Al parecer, todo el día trabajando les había cansado mucho. No me gustaría despertarles.
—Me encanta la sopa de verduras de la tita Agatha. —Noté la satisfacción en la voz del hombre invisible—. Y no tiene nada que ver con la de la tonta de Hrika. Apuesto a que tú tuviste el doble de zanahoria y de repollo.
—No me di cuenta —respondí—. Me acabé muy rápido la sopa.
Pues lo tenías —susurró el desconocido con un tono seguro. Me pareció ver cómo asentía con la cabeza a través de la oscuridad.
—¿Y por qué me echó más a mí? —decidí preguntar, intrigado.
—¿Cómo que por qué? —preguntó la voz con indignación—. Salvaste hoy la vida de su marido.
—¿A qué te refieres? No salvé a nadie.
—¿Y Burdoc qué? ¿Crees que habría sobrevivido al castigo de hoy? El viejo apenas sobrevivió cuando le azotaron el mes pasado. Dicen que Agatha se gastó casi todos sus ahorros en un curandero. Solo para que se mejore.
Noté que mi garganta estaba seca. Con mi pequeña fuente de vida, un solo latigazo acabaría conmigo.
—Y, por cierto, hoy te han dado de comer gratis —compartió más la voz desde la oscuridad.
—¿Gratis?
—Pues claro. ¿Y tú qué te pensabas? ¿Darte de comer sin más porque a ti te de la gana? Tendrás que pagar por la comida. ¿A dónde te irás ahora?
—A la mina, donde está un tal Skorx.
—Vaya, muchacho. —Pude escuchar la compasión en la voz del hombre invisible—. Qué mala suerte… Skorx es un salvaje total. Y más su mina, que es básicamente una cloaca.
Sentí un escalofrío desagradable recorriendo por mi espalda.
—Te daré un consejo gratis, chico. Intenta mantenerte al margen. No presumas de tus cosas de valor. Ponte los ojos en la nuca. No sólo trabajan peones en la mina de Skorx. Allí hay muchos trabajadores que son criminales. Todo tipo de delincuentes y asesinos. Los túneles de la mina están también repletos de criaturas subterráneas. Te comerán de un bocado. Pero no debes tener miedo de ellos. En ese lugar olvidado por los dioses, los verdaderos monstruos son Skorx y sus ayudantes desgraciados. Sigue mi consejo y a lo mejor podrás salir con vida… Aunque la verdad, chico, no durarás mucho…
Pronunció esa última frase en voz baja, pero pude oírle. Y eso hizo latir mi corazón aún más fuerte.
—Gr-gracias —le susurré de vuelta con hipo. Pero no hubo ninguna respuesta. Al parecer, el hombre consideró cerrada la conversación y se durmió.
Pasé mucho tiempo tumbado y escuchando en la oscuridad. ¿Y si el desconocido decía otra cosa útil? Pero, desafortunadamente, estaba ya dormido.
Tras girarme varias veces en el saco y suavizar especialmente las partes duras del heno, fui capaz al fin de tranquilizarme y caer en un sueño reparador bajo los ronquidos mesurados de mis compañeros. Y algunos acontecimientos de los dos últimos días pasaron espontáneamente por mi mente…

Hace dos días. Unas horas antes de la muerte de los padres.

¡Me encantaba este día! Aunque ¿de qué estaba hablando? ¿A quién no le gustaba el día de su cumpleaños? Por lo menos yo no conocía a alguien tan tonto.
Mi estado de ánimo estupendo no se había estropeado ni por la lluvia que había desde ayer por la tarde. Me despertó el tintineo sordo de los platos de la cocina. Pasé un par de minutos tumbado en la cama, sonriendo como un idiota. Me gustaban esos sonidos. Eso significaba una cosa. Mamá estaba preparando algo rico.
Mientras escuchaba los sonidos, un olor tremendo entró a la habitación e hizo gruñir a mi estómago ruidosamente.
¡Oh, Gran Sistema! ¡Mi madre estaba cocinando mi querido y delicioso pan dulce! Este plato podría ser muy simple para algunos, pero no para mí. No había nada tan sabroso que una rebanada de pan dulce caliente y recién hecho, untada con queso fresco grasoso y con miel de ámbar por encima. Cada bocado era una explosión de dulce y ácido deleite inolvidable, seguido por un gran trago de leche aún calentita.
Este día mis padres apenas se fijaron en mí. ¡Pero todo esto era un juego! Primero pondrían caras serias como si fuera un día normal, pero luego me llenarían de regalos y felicitaciones. ¡Cómo me gustaba este día!
Hace unos días a mi madre se le escapó un secreto. Mi padre tenía preparado un regalo especial. Algo que no había tenido nunca. Desde entonces, yo ardía de impaciencia. Y cuanto más se acercaba el muy esperado día, más temblaba de ansiedad.
Tras lavarme y cepillarme los dientes, bajé al comedor. Mis padres ya estaban sentados en la mesa y hablando en voz baja.
Intentando parecer varonil como un adulto, les di los buenos días sentándome en la mesa. Parecía que había colado, pero mis manos temblorosas y traicioneras delataron mi entusiasmo.
Hace unas semanas, mi padre fue al mercado de la capital. Trajo algunas cosas necesarias como harina, miel, tejidos, un poco de joyería para mi madre. Pero también trajo un paquete pequeño que no mostró a nadie. Lo colocó en un sitio escondido y especial donde también guardaba nuestros ahorros y documentos importantes. Ni madre tenía el permiso de tocarlo. O al menos eso era lo que me decía. Siendo sincero, me lo dijo con una sonrisa retorcida. Solo un verdadero necio podía haberle creído.
Le hacía preguntas en vano a mi madre por el paquete casi todos los días, pero ella se mantenía firme. ¡Y ahora el paquete estaba al otro lado de la mesa! Y mis padres, fingiendo que no lo notaban, continuaban su conversación pacífica. A ese paso, me volvería loco en cualquier momento…
El desayuno llegó finalmente a su fin. Hasta la comida deliciosa no podía distraerme del objeto misterioso que yacía a un brazo de mí.
Después de agradecerle a mi madre por el desayuno, mi padre finalmente me miró. En su rostro se dibujó una sonrisa alegre y retorcida.
—Vale, mujer —se rio él—. Ya basta de tomarle el pelo a este tontuelo.
Y luego a mí.
—Ven aquí.
Y, con una sonrisa estúpida en la cara, me acerqué a mis padres con piernas de gelatina. Mi padre desenvolvió el paquete. Una carcasa de cuero. Un mango de hueso simple. Luego me di cuenta a lo que estaba mirando y me quedé sin aliento. ¡Una navaja! ¡Un arma! ¡Daño! ¡Si podía hacer daño, entonces podía obtener esencias de experiencia y tablas!
—¡Esta es Libélula! —Mi padre me extendió el regalo con una sonrisa, contento—. ¡Es tuyo!
—¡Feliz cumpleaños, hijo! —dijo mi madre, besándome en la frente.
Mientras respondía distraídamente a sus felicitaciones, saqué el cuchillo de la carcasa con las manos temblorosas.
—Aquí está la palanca —me dijo mi padre.
Presioné inmediatamente donde me mostraba. Una hoja de acero del largo de mi palma saltó bruscamente del mango de hueso.
—Mira —comentó mi padre—. Un poco encorvada. Como el ala de una libélula. Solo está afilada de un lado. Parece un cuchillo normal. Pero tiene la punta afilada, lo cual vale también para apuñalar.
Asombrado, le di vueltas en mis manos a mi primera herramienta que podía utilizar para trabajar. Y quizás, dependiendo de la situación, podría ser mi arma. ¡Al fin! Ni siquiera me molestaban sus ridículas cifras de nivel. ¡Estaba eufórico!
—El daño es de dos puntos, sí, pero no te preocupes —se justificó mi padre—. Esto es temporal. Cuando subas de nivel, lo hará también el daño y muy rápido. Es un ítem graduable, ¡y no es algo para tomárselo a risa! ¡Je, je! ¡Llevaba catorce años detrás de esto! No sé qué haría yo sin Dalia…
Me levanté y le di un fuerte abrazo. Y luego a mi madre…
—Gracias… Soy muy afortunado de teneros…
Mi madre, sonriendo, me besó de nuevo. Después de eso, se secó una lágrima con el borde de su delantal y se apresuró a la cocina.
—Ya has emocionado a tu madre —se rio mi padre y al instante me preguntó—: ¿Me esperarás? ¿Lo experimentamos juntos? En cuanto vuelva de las minas, iremos al bosque y probaremos tu nueva navaja. ¿Qué te parece?
—¡Claro, padre!¡Te esperaré!
—¡Estupendo! Quién sabe, a lo mejor volverás a casa con un nuevo nivel. —Mi padre estaba entusiasmado.
No sabía quién era más feliz, él o yo. Podía habérselo preguntado… Pero ni él ni mi madre jamás volvieron.
Presente.
—Toma, aquí tienes. La tita Agatha te ha preparado la comida para el viaje.
Soika estaba de pie junto al carro, en el que también había más personas que se dirigían a las Montañas Torcidas. Era allí donde estaba localizada la antigua mina de cobre del señor Bardan. No quería ser negativo, pero probablemente ese sea el fin de mi aventura.
—Gr-gracias —le dije, con hipo por los nervios y cogiendo el paquete pequeño.
Ella podría estar a la altura de Mia. Pero ambas tenían una belleza diferente. La belleza de Mia era fría como el hielo. La de Soika era como una llama. Su parecido con el fuego venía de sus largos, gruesos y rojos rizos. Ayer, cuando estábamos en el carro, se quitó el pañuelo para colocarse mejor el pelo. Me dejó aturdido. Me quedé sin aliento. ¡Qué belleza! Podía hasta oler su pelo. Un olor a hierba y a primavera.
Su mirada de ojos como esmeraldas me sacó las entrañas. ¿Qué me estaba pasando? ¡Nunca me había pasado esto!
—Cuídate allí, pequeño —dijo ella de forma protectora y se dirigió al cuartel donde estaba la cocina.
¿Pequeño? ¿Solo me veía como un pequeño? Mi mano derecha apretó con fuerza el paquete. No era rabia. No. Era más bien molestia hacia mí mismo por mi impotencia y debilidad.
De repente vi a Valgard parado cerca. Él miró de hito en hito a la figura flexible de Soika. Apareció una sonrisa lasciva en su cara de barba roja.
¿Era yo o ella se había dado cuenta de su mirada? Y no la había avergonzado ni asustado. No entendí del todo a qué jugaban esos dos, pero luego caí en la cuenta de que Soika era más mayor de lo que pensé al principio.

—Ey, chico, súbete al carro —dio la orden Burdoc—. Si nos damos prisa ahora, puede que lleguemos allí por la tarde. 


Pre-order on Amazon - https://www.amazon.es/dp/B086VSS33Z
Release - 21 de agosto de 2020